Saltar al contenido

Tratar la ansiedad con Reiki

La técnica Reiki da equilibrio y reestablece nuestras energías, aparte de desbloquear todo género de nudos energéticos. Es ideal que día tras día se practique, de tal modo que se alcance poquito a poco el equilibrio integral. Eso va hacer una persona centrada, menos reactiva y menos deseosa, por el mero hecho de traer luz a su cuerpo físico y sistema energético.

Combatir la ansiedad con Reiki

Durante nuestros días, uno no deja de probar situaciones de diferentes naturalezas que nos disgustan y nos amargan el día a día. El propio profesor Mikao Usui ya señalaba la práctica diaria de la meditación Gassho’s y la aplicación de Reiki por la mañana y la noche.

La práctica matinal nos energiza y nos prepara para el día, trayendo equilibrio y armonía, cultivando buenas relaciones y atrayendo menos situaciones problemáticas.

Si brotan situaciones de este modo, el hecho de que haya repetido los principios del Reiki marcha como una suerte de ancla, que nos calma y hasta un punto nos acoraza. La práctica de Gokai al final del día marcha como una evaluación de sus actos, sentimientos y pensamientos.

Podemos escoger de qué manera reaccionar y, en un caso así, siempre y en toda circunstancia debemos buscar la Luz Divina, centrándonos en la frecuencia de energías saludables.

El equilibrio y la armonía que Reiki nos trae nos ayuda a vivir mejor y, en consecuencia, la ansiedad reduce naturalmente. Por ello, repita los 5 principios del Reiki y reflexione sobre cada principio y sus acciones. Eso es esencial en la meditación Gasso y eso es lo que da resultados reales. Ponga buenas pretensiones en sus pensamientos y acciones. Preste mucha atención a sus pensamientos, emociones y verifique si son esenciales para su instante actual.

Si la contestación es sí, aplique el Reiki en la situación con la técnica de reducción, medite y se ponga receptivo a las soluciones, solicite respuestas, mas no las busque en ese instante.

Si es no la respuesta, tome respiraciones conscientes, concéntrese en su actividad o bien busque otra actividad que la implique, si no ha funcionado con el cambio de pensamientos, escoja y aplique otras de las técnicas de Reiki.

En ocasiones un pensamiento puede ocasionarle ansiedad. Por ello, cuida la calidad de tus pensamientos, comenzando por descubrir si están basados en hechos reales, en trajes imaginarios o bien si hay recuerdos y filtros actuando para llegar a conclusiones.

No es suficiente con aplicar las técnicas Reiki, es esencial hacer la reforma interior, meditando sobre nuestros patrones de pensamiento y comportamiento, identificando lo que debe convertirse. Tan esencial como identificar es admitir esa reforma, sin autocrítica, usando el Reiki.

Eso trae paz interior y calma, eludiendo y reduciendo la ansiedad.