Taurina como suplemento: todo lo que debes saber

El nombre de taurina proviene de la palabra latina para toro, de la cual se aisló por primera vez esta sustancia química.

El efecto sorprendente y multidimensional de la taurina consiste, entre otros, en en:

  • apoyar el trabajo del cerebro
  • fortalecer la concentración
  • aumentar la fuerza (aumento de energía)
  • estimular el crecimiento muscular (efecto anabólico)
  • inhibir el proceso de degradación muscular (efecto anti-catabólico)
  • tiene una acción pro salud

Todas estas ventajas hacen que los atletas aprecien mucho la taurina , que en la cantidad adecuada no puede dañar nuestro cuerpo. Se dice que de 3 a 4 gramos de taurina al día ayudan en el buen funcionamiento del metabolismo y apoyan el proceso de pérdida de peso durante varios meses. El efecto positivo también se manifiesta en el trabajo del hígado, los riñones, la retina del ojo y el corazón.

Sin embargo, vale la pena señalar que la taurina no aumenta directamente la masa muscular, sino que solo estimula los procesos que la conducen.

Los efectos de la taurina aún no se comprenden completamente, pero estudios cada vez más recientes muestran que también es útil en el tratamiento de enfermedades como el alcoholismo, el TDAH, la epilepsia, el autismo y muchas otras.

Índice

    ¿Dónde puedes encontrar taurina?

    Esta pregunta puede parecer extremadamente difícil al principio, y la única asociación puede ser la mencionada "energía" o los suplementos obtenidos sintéticamente. Aunque el uso de nutrientes y suplementos es una solución muy útil y fácil para las personas que practican deportes, muchos alimentos no carecen de taurina. Este compuesto se puede encontrar tanto en alimentos cárnicos como vegetales , lo que demuestra que la taurina no solo favorece a las personas a las que les gusta comer carne. Más específicamente, lo podemos encontrar en:

    • leche
    • cualquier marisco
    • carne de ave
    • hígado de res
    • huevos
    • suero
    • legumbres (por ejemplo, garbanzos o guisantes)

    El cuerpo humano es capaz de producir pequeñas cantidades de taurina por sí solo (la vitamina B6 apoya su producción), pero no son suficientes para mantener constantemente los procesos antes mencionados, por lo que se recomienda mantener su consumo en un nivel adecuado. Esto no significa, sin embargo, que la persona promedio esté expuesta a deficiencias que pueden ocurrir, por ejemplo, en recién nacidos o personas que padecen estrés crónico.

    Como se conoce comúnmente, la dosis produce el veneno, por lo que a pesar del rango positivo de aplicaciones de taurina, no se debe olvidar su dosis adecuada. Al consumir alimentos de origen natural, nadie corre peligro de sufrir una sobredosis, porque el cuerpo humano tolera bien la taurina.

    En el caso de personas que hacen ejercicio y usan suplementos, es importante seguir los folletos adjuntos o consultar a un especialista, pero la situación es diferente en el caso de mujeres embarazadas o personas con alergias a las que no se les aconseja aumentar la ingesta de taurina, aunque no están relacionados con la actividad física.

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Usamos cookies y recogemos datos para personalizar contenido, anuncios, funciones sociales y analizar el tráfico. Más información