Pula

Hoy nos despertamos con la intención de hacer nuestro primer día de relax desde que hemos empezado las vacaciones ... así que nos limitaremos a visitar la ciudad de Pula y después iremos a la playita.

Después de un desayuno, hemos cogido el coche hacia Pula,  por autopista. Lo primero que hemos hecho al llegar a Pula ha sido visitar el Anfiteatro, muy chulo! Como es bastante pronto no hay demasiada gente.

El centro de la ciudad de Pula es también bastante bonito, con las típicas callejuelas empedradas y tiendas por todas partes. Hay que visitar el Arco de Triunfo y pasar por el Foro, la plaza del Ayuntamiento. Es una ciudad animadisima, llena de gente por todas partes.

Tenemos hambre, pero no nos queremos quedar en Pula, así que vamos a una de las playas de por aquí a comer algo rápido. De nuevo, nos hacemos un čelapčiči (hamburguesa) buenísimo y disfrutamos de la calma que se respira en este bar delante del mar.

Esta playa de Pula a la que hemos ido, aunque es bonita, no es ideal para bañarse (o al menos a nosotros nos nos llama nada la atención): es de piedras gordas, estrecha y no te puedes ni estirar con la toalla ... Vamos en busca de otra playa, ¡que por aquí hay muchas! Justo al lado hemos encontrado una zona de "domingueros" con un descampado lleno de pinos y una plataforma desde la que te puedes tirar al mar; el agua transparente y muy fría ... una pasada.

La vuelta hacia Rovinj lo hemos hecho por la carretera que bordea la costa. Hemos parado a Fazana a tomar un café para contemplar las islas de Brijuni (que quedan justo delante).

Desde este pueblo salen excursiones organizadas en barco hacia allí. Después de una ducha en nuestro apartamento, hemos ido a cenar una pizza en el centro de Rovinj, esta vez hemos bajado andando . Hemos encontrado una cafetería que ofrecen wifi gratis, así que hemos aprovechado para conectarse a Internet, mirar mails, etc.  A casa y dormir, que mañana ya nos vamos a Zadar ...!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Pula puedes visitar la categoría Viajes por Europa.

Ana Lindner

Apasionada del deporte y de los viajes con mi compañero Grog (un pastor belga). Cuándo descubrí el Yoga por primera vez, mi vida cambió para siempre. Cree el blog de Yogatravel para compartir mi experiencia acerca del arte el Yoga y complementarlo con mis viajes alrededor del mundo. ¿Me acompañas?

No te pierdas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies y recogemos datos para personalizar contenido, anuncios, funciones sociales y analizar el tráfico. Más información