Guía para meditar: beneficios, pasos y consejos

Meditar todos los días, para aquellos que todavía no lo hacen, suena un tanto exagerado. ¿Verdad? Lo mejor es que, del mismo modo que todo en nuestra vida, la meditación se transforma en un hábito cuando se practica de forma congruente y constante.

Para adquirir un nuevo hábito, es suficiente con practicar lo que deseamos adoptar en nuestra vida diaria a lo largo de veintiún (21) días. Y si deseamos que ese hábito se transforme en un modo de vida, entonces practicamos por noventa (90) días. La meditación puede llevar el tiempo que crea preciso. No debes meditar a lo largo de horas, ni en lo alto de una montaña. Yo no hago eso y no quiero que tú tampoco lo hagas.

Mi consejo es que comiences con 5 minutos, sentadxs en una silla o sobre el suelo. Tras una semana, intenta agregar 5 minutos más cada día.

Debes haber encontrado muchas técnicas y formas para comenzar a pensar, mas si por alguna razón te detuviste y renunciaste, todo lo que debes hacer es respirar hondo e iniciar de forma lenta.

Conforme pasen los días, comenzarás a apreciar los efectos de la meditación. Y créeme, hasta la gente a tu alrededor lo notará. Los efectos y ventajas son incontables para nuestro estado físico, mental, sensible y espiritual.

Beneficios de la meditación

Algunos de los beneficios de  meditar son los siguientes:

  • Potencia la creatividad.
  • Incremento de concentración.
  • Reducción de la ansiedad por lo general.
  • Incremento de la claridad mental.
  • Control de la ansiedad.
  • Alivio de los síntomas de dolor crónico.
  • Incremento del nivel actual de conciencia.
  • Reducción de cefaleas y jaqueca.
  • Alivio de síntomas de depresión y ataques de pánico.
  • Reducción del estrés ocasionado por el cansancio laboral.
  • Aprender a tener más paciencia
  • Tiene más sensación de bienestar.
  • Aliado para quien busca una sosegada noche de sueño.
  • Ayuda a los patrones de comportamiento negativos.
  • Puede hacerse en cualquier instante y sitio.
  • Incremento de la motivación interna.
  • Evolución de la actividad cerebral.
  • Volveremos a respirar mejor.
  • Mejora la autoestima.
  • Desarrolla amor incondicional.

Las etapas de la meditación

Estados mentales en la meditación | Imagen Wikipedia

Bastantes personas no lo saben, mas la meditación tiene diferentes etapas, que se clasifican conforme su experiencia, técnica y concentración práctica.

Tras todo, meditar requiere tiempo y esmero para lograr un nivel pleno de ejercicio mental y espiritual, y no es tan simple llegar allá (en verdad, es realmente difícil). Cualquiera puede practicarla, es cierto, mas solo quien se esmere y practique mucho va a llegar a la etapa más alta de la meditación.

Son 3 las etapas que definen el acto de meditar, por lo general. El primero, llamado Dharana (fase Focal), define la concentración de la psique sobre un solo objeto. Sucede cuando todavía estás comenzando a pensar y te fuerza a concentrarte en algo fijo para desconectarte de cualquier otro objeto o bien distracción.

Merece la pena recordar, naturalmente, que la meditación puede hacerse con los ojos abiertos o bien cerrados – depende de su preferencia y de cuál de las 2 formas es más simple para sostenerse concentrado. En todo caso, no debes tener un objeto real ante ti para concentrarte en él.

Dharana

Dharana es el primero de las 3 etapas de la meditación. Como se ha explicado, esta etapa de la práctica de pensar se caracteriza cuando el practicante se esmera por sostenerse concentrado en un punto fijo. No obstante, a lo largo del Dharana, su capacidad de concentración fluctúa, y tiene instantes de desconexión.

Ese es el paso inicial para educar a tu mente a no distraerte, a fin de que puedas conectarte con tu interior y con tu mente de forma más profunda transcurrido el tiempo.

Cuando, no obstante, se vuelve mentalmente fuerte a fin de que su mente no pierda la concentración de forma tan simple, y concentrarse se transforma en un acto más natural que forzado, alcanza el Dhyana (fase de concentración), segunda fase de la meditación. A lo largo del Dhyana, puedes pensar aun con distracciones, pues estás en una mayor y profunda conexión con tu interior y tu mente.

Samadhi

El Samadhi (fase de la trascendencia), tercer estado del cuerpo y de la psique a lo largo de la meditación, se identifica por la concentración total de su psique en ella misma. Esto es, su psique y su cuerpo son lo mismo, sin diferencias. De este modo que ya no comprendes las fragancias, los ruidos, la luz o bien la sombra; todos tus sentidos están inertes, absolutamente enfocados en tu psique, en su relajación.

Es tal y como si alguien le perforara la piel con un cuchillo y no sintiese dolor alguno, pues está tan concentrado que cualquier cosa externa no le afecta; es tal y como si su cuerpo no estuviese más materializado en su carne. En el Samadhi-o bien absorción, absoluto, o bien nirvana, otros nombres conocidos para esa etapa - el cuerpo pierde todo sentido y emoción.

Como es natural, esta potencia del Samadhi es golpeada por los que viven la meditación a diario; por aquellos que, literalmente, dedican su vida al esmero de lograr esta etapa.
El acto de meditar aporta incontables beneficios a la mente y al organismo en conjunto. Todas y cada una de las facetas – profesional, personal, sensible, espiritual y física – van a sentir las mejoras de la práctica.

Vas a ser una persona más creativa, preparada, concentrada, centrada, disciplinada, organizada, intuitiva, segura y animada. Y no solo eso, ya que el estrés, ansiedad y nerviosismo no van a tener ocasión en ti.

Merece la pena pensar. Como es natural, la práctica es continua y permanente. Mientras que viva, deberá practicar y mejorarse, a fin de que llegue poco a poco más cerca del nirvana, de la totalidad absoluta, que se alcanza en la última etapa de la meditación.

Consejos para meditar

Si practicas la meditación o bien has meditado de vez en cuando durante tu vida, el interrogante es: ¿has sido capaz de meditar de manera profunda? ¿De qué forma fue tu experiencia? Estar de manera profunda concentrado en la meditación no es tan simple como parece, mas si deseas tener esa experiencia, hemos agrupado algunos consejos que pueden ayudarte a meditar profundamente:

Espacio

Antes de nada, hay que preocuparse por el sitio donde meditarás. Escoge un entorno apacible, lejos de los ruidos externos y preferentemente donde puedas cerrar la puerta a fin de que nada y absolutamente nadie te interrumpa.

Postura

Si su postura no es adecuada, probablemente no va a poder lograr un estado de meditación profunda. Si practicas la meditación, ya sabes que debe efectuarse en situación meditativa, diferente de la relajación que nos acostumbra a acontecer tumbados/as. Busca una silla de respaldo recto o bien una almohada para el suelo. El consejo es no pensar en algo tan relajante al punto de dormir, suficiente con estar cómodos, a fin de que puedas efectuar el procedimiento.

Iluminación

La luz más enclenque ayuda a relajar la psique. De ser posible, escoje la luz natural de baja intensidad. Las velas son perfectas, si no es posible usar una lámpara común con poca claridad. Jamás utilices las fluorescentes.

Horarios

Realiza la meditación fuera de los horarios con mas ajetreo. Elige un instante en el que no deba apurarse para efectuar ninguna otra actividad. Apague los teléfonos y desconecta del mundo exterior.

Estiramientos

Antes de iniciar, el cuerpo debe estar relajado. Para calmar la tensión del día, extienda la espalda. Siéntate, gira el torso a los dos lados o bien haz la postura del gato del yoga. Los hombros asimismo son esenciales, con la espalda recta, inspira y eleva hacia las orejas, después déjalos caer.

Respiración

Como sabemos, la respiración es una pieza clave en la meditación. Por ello, concéntrate al límite, siente la respiración entrando y saliendo y siente el oxígeno llegando a todas y cada una de las partes de tu cuerpo.

Meditación alternativa

La meditación no es una práctica religiosa, sino más bien un modo de vida. Cuando lidiamos con la meditación, lidiamos con el contacto con nuestro interior, con nuestros pensamientos, emociones y con lo que vibramos en el universo. Y si todo en el universo es energía, aprender a meditar es una forma de aprender a supervisar sus vibraciones para atraer lo que deseamos en nuestra realidad.

El inconveniente es que no todo el planeta puede continuar los métodos tradicionales de meditación. Sobre todo con el modo de vida que tenemos, con todas y cada una de las corridas y labores de la vida rutinaria.

Con lo que hallar formas opciones alternativas de pensar puede ser la mejor salida. Pensando en ello, a continuación presentamos algunas de las más interesantes formas alternativas de meditar:

Arte

Cuando ves a un artista creando, te das cuenta de de qué manera la psique puede enfocarse y librarse de los malos pensamientos cuando está inmersa en una actividad que te implica tanto como hacer arte. Por lo que una de las maneras opciones alternativas de meditación es hacer algún género de arte.

A algunas personas les agrada más la pintura y la ilustración, a otros la música, a otros la literatura y de esta forma consecutivamente. Halla la manera de arte que más te agrada y crea el hábito de expresarse a través de ella. Aparte de conocerse a sí mismo con el resultado del arte, vas a tener un instante del día para vaciar tus pensamientos y concentrarte en el presente mientras que haces tu arte.

Gratitud

Para ser agradecido, no debes continuar ninguna religión y no debes tener ninguna creencia concreta, solo debes cambiar tu mentalidad a un estado en el que reconozcas lo bien que te hacen el resto. Aun en los instantes poco probables, comienza a apreciar de qué forma todo en el universo es una ocasión de aprender algo. Agradece de ahí que y agradece por todo cuanto aparece en tu vida. La gratitud es una forma de mudar su vibración y eso es una forma de meditación.

Comienza poco a poco, agradece cuando menos por algo que pasó a lo largo de tu día. Así, vas a comprender cada vez más y más ocasiones de ser agradecido y tu realidad va a cambiar para mejor.

Respiración

En muchos tipos de Yoga la respiración es uno de los pilares de toda práctica. En la meditación, asimismo puede ser utilizada en cualquier instante. Adondequiera que esté, pare y comience a prestar atención a su meditación. Observa de qué manera aspiras y espiras. Al comienzo no intentes cambiar, solo observa.

Poquito a poco prueba otros géneros de respiración. Más lento, más veloz. Después, vas a poder utilizar ese instante como una meditación, aliviando tu respiración y concentrando tu mente en ella y ayudando de este modo a compensar todas y cada una de las energías de tu cuerpo.

Siente tu cuerpo

Otra forma de pensar, trayendo tu mente al instante presente, es prestar atención en tu cuerpo.

Esto asimismo se puede hacer en cualquier instante y en cualquier sitio. Solo debes enfocar tu mente en tu cuerpo. Percibe cada músculo, cada parte de tu organismo. Cuando caminas, ¿qué músculos sientes? Cuando estás parado, respirando, ¿qué sientes en el cuerpo? Prestar atención a tu cuerpo es una forma de enfocar la mente y de ahí que asimismo puede servir como un tipo alternativo de meditación.

Música y baile

En vez de enfocar la psique en algo, asimismo podemos pensar en desconectarla.

Y 2 formas de hacerlo de forma fácil es escuchando una canción que te agrada mucho o bien bailando un ritmo que te sienta tocado por él. Oír música y danzar son formas de sentir el flujo del instante y no meditar en solamente, apagar por completo los pensamientos. Intente zambullirse con música y baile y vea de qué manera reacciona su mente.

Audio meditación (Mindfulness)

La meditación es una de las técnicas destinadas a compensar las emociones, reducir el estrés, presentar nuevas formas de lidiar con la sofocación física y sensible y fomentar la paz interior. Mas si quiere introducir la meditación en su vida, primero precisa la ayuda de un profesor o bien guía.

La meditación guiada puede ser una opción alternativa para las personas que no tienen el tiempo, la paciencia o bien el deseo de salir de casa. Marcha como un viaje imaginario para conseguir la relajación del cuerpo y la psique.

Emitida por medio de audio, la meditación guiada se puede localizar en Internet, con una duración de tres a treinta minutos, en dependencia del propósito. A fin de que la meditación suceda, debes prepararte: estar solo en un sitio tranquilo, hallar una situación cómoda y estar totalmente entregado, dejando volar tu imaginación. Si se siente inquieto o nervioso, respire de forma profunda a lo largo de unos minutos antes de empezar la meditación.

Al principio de este proceso, es muy normal que ciertas personas se duerman debido a la calma de la técnica. Mas pese a que está "apagado", la meditación guiada tiene beneficios subconscientes.

La meditación es un procedimiento genial para asistir a la salud física y mental del cuerpo, mas no aguardes resultados inmediatos; Los cambios aparecen en un largo plazo y requieren dedicación y dedicación por la parte del profesional.

Los siguientes beneficios de la meditación guiada, audio meditación o Mindfulness pueden no ser los únicos; no obstante, son los más conocidos hasta el día de hoy:

  • Relajación profunda de cuerpo y alma.
  • Reducción del agobio y la ansiedad.
  • Autoestima y confianza en uno mismo.
  • Mejora de la memoria.
  • Sensación de confort y seguridad.
  • Inventiva que aflora
  • Reducción de la frecuencia cardíaca.
  • Normalización de la presión arterial.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Guía para meditar: beneficios, pasos y consejos puedes visitar la categoría Yoga en Casa.

Ana Lindner

Apasionada del deporte y de los viajes con mi compañero Grog (un pastor belga). Cuándo descubrí el Yoga por primera vez, mi vida cambió para siempre. Cree el blog de Yogatravel para compartir mi experiencia acerca del arte el Yoga y complementarlo con mis viajes alrededor del mundo. ¿Me acompañas?

No te pierdas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies y recogemos datos para personalizar contenido, anuncios, funciones sociales y analizar el tráfico. Más información