Yoga para niños – Encontrar armonía mental y física

Si la práctica del yoga es ventajosa para cualquiera que busque liberar tensiones y conseguir una buena conexión entre su cuerpo y su psique, en el caso de las mamás y sus bebés sus ventajas son todavía más evidentes.

El posparto es un instante de importantes cambios en la vida de cualquier mujer. Las perturbaciones hormonales, atender las necesidades de un ser indefenso que depende de nosotras, los cambios físicos siguientes al parto, tener a nuestro bebé en brazos una gran parte del tiempo y dormir pocas horas pueden afectarnos de forma negativa.

CÓMO AYUDAN LAS CLASES DE YOGA PARA MAMÁS Y BEBÉS

En las clases de yoga las madres practican asanas o bien posturas de yoga adaptadas a las necesidades de esta nueva etapa de la vida en compañía de sus bebés y sirven para calmar los dolores de espalda, consecuencia de tener al bebé en brazos, asisten a recobrar el equilibrio, la simetría anatómico y a fortalecer el abdomen para recobrar la manera física.

La diferencia esencial de las clases de yoga para mamás y bebés se encuentra en que su objetivo es que los bebés continúan al lado de sus madres, sosteniendo el contacto visual y entreteniéndose con algún juguete. En estas sesiones los bebés más mayorcitos pueden imitar las posturas que practica su mamá. Otro de los objetivos principales es que las mamás se sientan libres en todo instante para atender a sus bebés.

Esta conexión entre mamá y bebé, como la libertad de atenderlos a lo largo de la clase, es la mejor manera de que los dos se sientan relajados, lo que ayuda a las madres a lograr el equilibrio entre cuerpo y psique.

CLASES DE yoga PARA niños

Las clases de yoga para niños son una forma lúdica a fin de que los niños se diviertan al paso que se relajan. En muchas clases infantiles de yoga se realizan talleres, juegos y actividades como cuenta-cuentos o bien canciones.

Como una parte de estas actividades se acostumbran a introducir una serie de asanas (posturas de yoga), pranayama (ejercicios de respiración), meditación y relajación. Las posturas están siempre y en toda circunstancia adaptadas a la edad de cada pequeño y se relacionan eminentemente con la naturaleza y los animales.

Estas son ciertas asanas o bien posturas que se acostumbran a trabajar en las clases de yoga:

Vrksasana o bien postura del árbol

Aparte de ser amena para ellos, les ayuda a progresar el equilibrio.

Adho mukha svanasana o bien perro boca abajo

Es muy simple aún para los más pequeños. Ponerse como una V invertida es ventajoso para su organismo y les ayuda a mudar de perspectiva.

Virabhadrasana II o bien Guerrero II

Buscar la paz, saber lo que se quiere y concentrarse en lo que se hace son las peculiaridades de un “guerrero bueno

Sense títol

La meta es que los niños gocen de cuerpo, mente y espíritu conectando con sus conmuevas y sus sentidos y liberándose de sus temores.

NAMASTE 🙂

Leave a Reply

*