Yoga para niños: 4 formas de impulsarlos a jugar

El verano se aproxima a su fin y los niños se preparan para regresar al instituto este otoño, mientras que padres y educadores procuran formas de complementar la jornada escolar con deportes y otras actividades extraescolares que asistan a los niños a relacionarse mejor con el resto y ejerciten tanto el cuerpo como la psique de una forma diferente.

El término de juego estructurado hace hincapié en la relevancia de estas actividades para el desarrollo académico y cognitivo del pequeño. El yoga para niños es una forma idónea para lograr que mediante los juegos, las posturas, las canciones y los bailes los niños tengan la ocasión de crear y descubrir otro planeta sobre la esterilla.

Te mostramos tienes cuatro formas simples de conseguirlo:

1. Deja que los niños creen posturas

El poder del yoga radica en la flexibilidad de las posturas, ¡y los niños tienen una enorme capacidad de imaginación para crear sus variaciones de posturas! Permíteles explorar personajes, conmuevas, y cualquier otra cosa para crear sus posturas, usando lo que han aprendido hasta el momento. La Postura del Monstruo es ideal para ello – que los niños se ideen sus monstruos y exploren la manera en que respiran, como se mueven o bien el sonido que emiten, y también interactúen con el resto.

2. Emplea Juegos

Los juegos de yoga no solo son una enorme forma de repasar nuevas posturas y promover la cooperación en conjunto. Asimismo dejan una estructura de clases más relajadas que invitan a la alegría, a la imaginación y a la inventiva. Piensa en poner punto y final a las clases con juegos que hagan a los niños meditar veloz y trabajar juntos, como “Yogui dice” o bien “Sigue al Yogui”.

3. Incluye dibujos

El dibujo es una forma de trabajar buenísima para niños de cualquier edad para aprovechar su imaginación visualizando posturas, sentimientos, temores, valores, y demás. Complementa una clase con dibujos, solicita a los niños que dibujen cualquier cosa, desde su postura preferida hasta algo que les asuste o bien les tranquilice. Con estos dibujos se pueden explorar las ideas y pensamientos que tienen que podrían no ser capaces o bien no estar prestos a expresarlos de otra forma.

4. Déjales libertad

¡Pon a los niños al cargo de la clase! Dejar que los niños dirijan a sus compañeros, o bien contribuyan a una actividad de conjunto, no solo consigue su compromiso con mayor eficiencia, sino integra un entorno más relajado y relevante en la clase. Haz que tomen la iniciativa, escoger por dónde va la historia, o bien que compartan la postura que han creado con el resto. Este liderazgo da al pequeño a su cargo una perspectiva diferente sobre la cooperación con el resto, y el resto de los niños se sienten más animados y capaces de actuar como desean.

¡Estas ideas no deben ser solo para los niños! Con los adultos asimismo puedes probar estas ideas en tus clases. Todo el planeta puede invertir más tiempo en jugar, y sacar el pequeño interior que todos llevamos dentro.

NAMASTE 🙂

Leave a Reply

*