Parque de la Gaspésie

Por la mañana en Ste-Anne-des-Monts, después de una ducha rápida hemos subido a desayunar. Aunque el olor a humedad y mi alergia al gato, no hemos dormido nada mal … Recapacitando, ayer quizás deberíamos haber ido al Parque de la Gaspésie en vez de la Reserva fáunica de Matane … además, dicen que es precioso … Ayer tomamos una mala decisión; una lástima.

Después de una hora larga desayunando, hacia las 10h salimos de Ste-Anne-des-Monts en dirección este por la carretera que bordea la costa norte de la Gaspésie.

Hoy vamos a dormir en Percé, por lo que tenemos unos 300 km por delante. Esta zona de la costa es muy bonita, formada por pequeños pueblos de casitas de madera (llenos de moteles), playas de codolls, faros, acantilados, bahías preciosas y las montañas Chic-Choc como escenario de fondo. Lástima que da bastante niebla y no podemos apreciarlo al 100%.

A lo largo del camino hasta el Parque Nacional de Forillon (que queda al este de la península) vamos parando los diferentes faros, miradores y áreas de picnic que hay en entornos preciosos. Los principales faros se encuentran en La Martre (que actualmente sigue funcionando), el Cabo Madeleine (al que se puede subir y disfrutar de las vistas) y el faro de Pointe-à-la-Renommée, quizás el más bonito de todos. Aquí hemos visto un zorro!

Al llegar al Parque Nacional de Forillon, el punto de partida ha sido el Cap des Rosiers, el faro más alto de Canadá (34m), que ofrece una vista excepcional de la península. Este parque está formado por grandes acantilados que dan al mar y largas playas situadas en un entorno natural precioso.

Los animales principales que se pueden ver son castores, osos negros, focas y ballenas. Continuamos por la carretera hasta la zona sur (todo muy bien señalizado). Siguiendo las recomendaciones de los franceses que hemos conocido esta mañana, tenemos pensado hacer la excursión a pie que lleva hasta el Cabo Gaspé (llamada “Las Graves”, de 2,5 h aprox ida y vuelta) ya que, en teoría, es el mejor punto del parque para ver focas y ballenas desde la costa. También nos han dicho que la panorámica es ganado.

Así, conducimos hasta Anse-aux-Amérindiens (donde acaba la carretera) y allí aparcamos el coche. De camino hemos visto un pequeño oso negro al lado de la carretera.  Cada vez sentimos más cerca los truenos … se acerca una buena tormenta! A medio camino se nos ha puesto a llover fuerte, así que hemos decidido volver atrás … No podemos hacer una excursión larga, pero sí podemos disfrutar de las vistas, las playas y la vegetación … desde la misma carretera. Ahora que todo está mojado brillan los árboles, la arena, las rocas, … y se enfatizan todos los colores; es realmente precioso.

Al cabo de un rato comenzó a aclararse el día. Incluso ha salido el sol y ¡el paisaje está radiante! Ahora ya es demasiado tarde para hacer la excursión del Cabo Gaspé, así que decidimos hacer la excursión en La Chute, de media hora solo, que te lleva a ver una cascada de 17 metros de altura, a través de un caminito muy agradable hecho con pasarelas de madera y escaleras. El aparcamiento se encuentra junto a la carretera, a 4km de la Zona Norte del parque (está muy bien señalizado). La verdad es que vale la pena! De camino a Percé desde el Parque Nacional de Forillon la panorámica es espectacular.

Leave a Reply

*