Mostar

Hoy nos hemos levantado muy muy pronto… a las 7: 15h cogíamos el coche hacia Mostar (Bosnia), que está a 2,5 h de Dubrovnik. No hemos tenido ningún problema para pasar la frontera, sólo nos han pedido los pasaportes y la carta verde de circulación.

Una vez en Bosnia, la carretera hasta Mostar está de coña … eso sí, los bosnios circulan todavía peor que los croatas.  Sólo hay que tener cuidado y estar “al loro” en todo momento … A las 10h ya estábamos en el centro de Mostar, hemos dejado el coche en un parking (5 € para todo el día) y hemos ido en busca de un horno de pan, para comprarnos algo para desayunar. Al parecer, aquí se alimentan básicamente de pan (ya hemos visto a varias personas comiendo pan por la calle) …

El centro de Mostar es muy pequeño, pero es precioso. Lo más destacable son las fachadas de muchas casas, agujereadas por la metralla de la guerra .. es una pasada, y te haces una idea de lo que llegaron a sufrir, pobre gente!

Hay una exposición con fotografías y vídeos de cómo vivió Mostar la destrucción del Puente (Stari Most), debido al conflicto entre croatas y musulmanes, después de acabar la guerra con Serbia (en 1993). Hace 6 años que lo reconstruyeron, y ahora es símbolo de unión entre las dos culturas, que actualmente conviven pacíficamente.

Hemos visitado muchas mezquitas, tanto por fuera como algunas por dentro. En un par de mezquitas hemos visto en musulmanes rezar, tumbados de rodillas sobre las alfombras. Junto a muchas mezquitas hay un cementerio, donde se encuentran enterrados los muertos de la guerra.

Sense títol

Es bastante impactante, porque hay muchísimas tumbas. Los bosnios con los que hemos tratado son guapísimos, la majora muy amables, parecen muy buena gente. Si se sale del centro y se camina por los alrededores, se ve bastante pobreza. Niños pequeños pidiendo dinero, casas destrozadas donde viven dentro, calles sucias, … Las únicas tiendas que hemos visto son las de los chiringuitos que hay por las cuatro calles adoquinadas que rodean el Puente Stari Most, donde venden ropa (bombachos), bolsos, pulseras de piedras azules, pendientes, teteras y todo tipo de productos típicos musulmanes.

Hemos comido en la terraza de un restaurante muy agradable, donde nos hemos hecho una parrilla de carne para dos personas, con comida típica de Bosnia (tipo kebabs, falafels, arroz, patatas, empanadillas y también ćevapčići croatas). Nos han traído unos postres también típicos: me he comido una especie de manzana en almíbar (con almendras por dentro). Después de comer, como ya lo teníamos todo visto, hemos preguntado a un chico que estaba haciendo un café si había algún pueblecito bonito, cerca, donde valiera la pena ir. Nos ha recomendado Balaj, donde hay una cueva sobre el río y una casa típica musulmana.

Así que le hemos hecho caso y hemos ido (está sólo a 10 minutos de Mostar). La cueva normalita .. no dice demasiado, pero la casa musulmana es muy chula por dentro.

Leave a Reply

*