Isla de Palmizana

Esta mañana, con la calma, hemos bajado hasta el puerto de Hvar, donde hemos tomado un barco que salía hacia una de las islas Pakleni, concretamente en Palmizana.

No nos ha costado nada encontrar un barco que nos llevara, ya que salen cada media hora y hay varios. Además, desde el puerto de Hvar organizan otros tipos de excursiones en barco, algunas de un día entero, incluso te puedes alquilar “un taxi boat” privado y que te lleve donde quieras. Siguiendo las recomendaciones de la pareja que conocimos ayer en la playa de Milna, hemos ido directamente a la primera cala que te encuentras al llegar a la isla (5 minutitos andando desde el puerto). Hay otra cala a unos 40 minutos andando, pero nos comentaron que no valía la pena.

Nos hemos pillado dos hamacas en primera línea de mar para 40 kunas cada una (no llega a 6 €) y nos hemos apalancado toda la mañana! La playa de Palmizana es preciosa; bastante estrecha, y de piedras, pero el agua súper limpia y transparente … parece una piscina!

Hemos comido unos bocatas que habíamos preparado, aunque allí mismo hay algún bar y un restaurante donde se puede comer bastante bien de precio. Aparte de la playas, la isla en sí es preciosa, llena de vegetación y plantas exóticas … A las 16h hemos cogido el barco de vuelta a Hvar, estaba lleno y nos han colocado detrás, tocando el mar! Ha sido un trayecto muy agradable, de unos 20 minutos.

Por la tarde hemos cogido el coche para ir hasta el Castillo, desde donde se tienen vistas de la ciudad de Hvar y las islas de los alrededores (las Paklenica, Vis y Korcula). Vale la pena! Después hemos bajado de nuevo en el centro de Hvar, donde hemos dado una vuelta y hemos cenado unas pizzas en la plaza principal.

Leave a Reply

*