Isla de Brac – Croacia

Después de desayunar unos mini muffins y un zumo de naranja en el apartamento (comprados en Konzum!)… Hemos ido a pillar el ferry hacia la isla de Brac, que sale a las 9h. De hecho, cada hora (aprox) durante todo el día, todos los días de la semana.

brac_map5

Los billetes de todos los ferrys (líneas locales) de la compañía Jadrolinija se deben comprar el mismo día, a primera hora de la mañana (hacia las 8h, para asegurar plaza), y las taquillas están en el mismo puerto, no hay pérdida. En total la “broma” nos ha costado 60 € ida y vuelta, embarcando 2 personas más el coche. …

fotos-playa-el-cuerno-brac-croacia

¿Ha valido la pena? Pues quizás sí … pero sólo porque la playa de Bol es espectacular! Es la típica playa que sale en las postales de Croacia. El resto de la isla no tiene nada de especial, es un poco más de lo mismo que hemos visto hasta ahora: vegetación y casetas de piedra. De Brac extrae la piedra blanca, utilizada para muchas construcciones de Croacia (como la catedral de Sibenik o el órgano marino de Zadar), así como parte de la Casa Blanca de Washington y muchas otras. Así que Brac vale la pena si quieres pasar un día en la playa, en una playa idílica (agua cristalina y trozos de sombra bajo pinos), aunque es de piedrecitas y es muy turística.

shutterstock_118401376

Hacia las 13h la playa ya estaba a rebosar de gente y nosotros ya llevábamos un buen rato, así que hemos decidido ir a comer a uno de los restaurantes que hay en la misma playa. Es bastante caro por lo que es Croacia, pero la comida es abundante y muy bueno!

Después de comer, hemos cogido el coche hacia Supetar, pero esta vez pasando por una carretera secundaria, que bordea la costa norte de la isla. Por aquí hemos visto unas cuantas playas que tienen muy buena pinta (todas de piedras) y no estaban demasiado llenas de gente, tal vez son una buena alternativa a la playa de Bol.

14885_Velika_Supetar-Brac (1)

Al llegar a Supetar nos hemos llevado una pequeña decepción al ver que el pueblo no tiene absolutamente nada, sólo un pequeño paseo frente al puerto, los “chiringuitos” de turno, una heladería y algún restaurante. Hemos hecho un buen helado sentados frente al mar y a las 16: 30h hemos cogido el ferry de vuelta a Split, con ganas de ir al apartamento a descansar un rato. A media tarde hemos salido a pasear por Split, haciendo hambre para luego cenar en el restaurante de la plaza donde comimos ayer (Plaza de la República), que cocinan de coña y la relación calidad-precio es muy buena! Para celebrar nuestro viaje y la vida, nos hemos hecho unas gambas y un entrecot, espectacular! Y de postre, ¡el crepe de chocolate que no falte!

SplitView

El camarero, por cierto, muy amable. Nos habían dicho que los croatas eran muy antipáticos, y la verdad es que también nos hemos encontrado gente muy maja. Bueno, será como en todas partes … Después de cenar, en el paseo marítimo había varias actuaciones en plena calle: una obra de teatro para personas mayores, un Dj pinchando música electrónica y unos hippies bailando al ritmo del techno, niños haciendo malabares y otro con un títere … una pasada. También me ha llamado mucho la atención que aquí en Split puedes encontrar de todo para comida rápida; hay “tenderetes” de hot dogs, de maíz, de crepes, … e incluso de Palomita. Muy curioso. Aquí hacen lo que Sugus para sacar pasta a costa de los turistas, que está plegado. Después de un día bastante completo, son las 24h y vamos a dormir.

DSC01380

Mañana haremos el último día en Split de relax… qué pena, pasado mañana dejamos esta maravillosa ciudad. Split se debe ver de día y vivir de noche … es una ciudad diferente, ¡es muy chula! 

Leave a Reply

*