Hakone

Hoy empezamos la ruta por Japón! Hemos dejado Tokyo y nos hemos dirigido a Hakone, una zona volcánica (conocida por sus onsen) desde donde se tienen vistas al monte Fuji, la montaña más alta del país. Esta mañana ya éramos conscientes de que probablemente no lo veríamos, porque en verano el monte Fuji normalmente está tapado debido a la gran humedad que hay. Sin embargo, ha valido la pena venir hasta aquí!

Hemos salido del hotel de Tokyo a las 8h de la mañana para coger el tren bala Shinkansen Kodama de Shinagawa Station, que no salía hasta las 9: 04h (súper puntual, por cierto!). Como era de esperar, el tren es una pasada; cómodo y rapidísimo, que en 35 minutos nos ha llevado hasta Odawara. Allí hemos ido a la pequeña oficina de información turismo de la estación para coger un mapa de Hakone y comprar el Hakone Free Pass (que vale 3900 Y por persona).

Es bastante caro, pero te aseguro que sale a cuenta si tienes la intención de visitar los principales puntos de interés que ofrece la región, ya que requiere coger tren, funicular, teleférico, barco y bus! Además, sirve para dos días (así lo aprovecharemos mañana también para la vuelta).

Como Hakone es un lugar muy turístico, ya está montado para que lo visites siguiendo una ruta circular (que se puede hacer tranquilamente en un día)

Desde Odawara se coge un tren de la Odakyu Line hasta Hakone -Yumoto (15 minutos). Esta es la puerta de entrada a la región de los onsen de Hakone y es donde se encuentran la mayoría de hoteles y balnearios.

Una vez en Hakone-Yumoto coge el Hakone Tozan Railway, un tren zigzagueante que hasta Gora, pasando por Miyanoshita, un pueblo con tiendas de antigüedades (donde también hay hoteles). En 1 hora aprox llega a Gora, desde donde hay que coger el funicular hasta la cima de la montaña Sounzan (a 1153m). A Gora destaca el parque Hakone Gora-koen, con un jardín de roca y un estanque enorme, diversas variedades de plantas y flores tropicales.

A Sounzan coge el teleférico hasta Owakudani, una zona volcánica a 1044m de altura, con fumarolas, fuentes termales (donde cuecen los huevos negros) y buenas vistas del monte Fuji. Las nubes de vapor que salen de bajo tierra y los cráteres en ebullición forman un excepcional paisaje!

Desde aquí se vuelve a coger el teleférico para bajar hasta Togendai, a orillas del lago Ashi (Ashinoko). Este lago es un espejo del monte Fuji en los días claros. Hay un par de compañías que te llevan en barco de un lado a otro del lago, un recorrido entre Togendai, Moto-Hakone y Hakone-machi. A Moto-Hakone destaca el Hakone-jinja, un santuario con una torii roja en medio del lago.

Aquí se llega caminando por un agradable camino que bordea el lago Ashi, rodeado de enormes árboles. Si se dispone de tiempo suficiente, desde Moto-Hakone se puede llegar hasta Hakone-en (caminando o en bus) para coger un teleférico y subir a Komagatake, una montaña que ofrece las mejores vistas panorámicas del monte Fuji.

De Moto-Hakone en Hakone-machi se puede ir en barco, o bien caminando a través de un sendero de piedra de 2km por la orilla del lago, también rodeado de cedros japoneses. Para finalizar la ruta circular, un autobús lleva desde Hakone-machi (pasando por Moto-Hakone) de nuevo hasta Hakone-Yumoto. Pues así empezaba nuestra visita a Hakone.

Leave a Reply

*