Fiordo de Saguenay y Tadoussac

Por la mañana, después de una ducha de agua caliente, hemos salido a desayunar en el comedor de la casa donde dormimos, la Gîte du Goéland. Como siempre, el desayuno muy completo y buenísimo. Salvo los cereales con yogur o leche, el resto es casero: los pastelitos, la mermelada … incluso el pan está hecho por ellas. Visto el mal tiempo que hace, todo nublado y lloviendo, hemos decidido coger el coche y bordear el fiordo de Saguenay por el lado norte.

El primer pueblo que nos encontramos viniendo de Tadoussac es Sacre Coeur, con las típicas casetas de madera canadienses, todas con su jardín, que ya nos resulta familiar. Siguiendo por la carretera 172 encontramos un desvío a la izquierda hacia Anse de Roche, un pueblo formado por cuatro casas, situado a una tranquilisima bahía del fiordo de Saguenay. Hacemos una pequeña parada y paseamos por la desolada playa …

Al volver a la carretera principal dirección oeste, a pocos kilómetros nos encontramos con la “Ferme 5 étoiles”, una granja donde crían y cuidan ciervos, caribús, bisontes y lobos árticos, entre otros animales (como ovejas, caballos y gallinas). También ofrecen alojamiento en cabañas o habitaciones normales. Se puede entrar y aparcar totalmente gratis; en la recepción te proporcionan información de los animales que tienen y un mapa para saber por dónde se encuentran (ya que el terreno es bastante grande). Hemos visto lobos, caballos y otros animales, pero ni rastro de los ciervos. Después de caminar un rato sobre barro y bajo la lluvia para encontrar el campo donde se encuentran los bisontes, nos hemos encontrado un río que cortaba el paso.

Así pues, nos hemos situado en un punto un poco elevado y de lejos, muy de lejos, hemos podido ¡ver dos bisontes! Seguía lloviendo y, a medida que nos adentramos hacia el interior bordeando el fiordo de Saguenay, cada vez lo hacía con más intensidad.

Teníamos intención de ir hasta Baie Sainte Marguerite y allí coger un sendero a pie de unos 3 km para llegar a un mirador de la costa (con vistas panorámicas de fiordos y las montañas que la rodean), pero por el mal tiempo hemos tenido de dejarlo correr …

Así que hemos vuelto a Tadoussac y, siguiendo las recomendaciones de la propietaria de nuestro B&B, hemos ido a comprar un sándwich para llevar a la boulangerie del pueblo. De nuevo en el coche hemos ido hasta Maison des Dunes, que se encuentra a sólo 7km de Tadoussac por la carretera que pasa por el medio del pueblo dirección noreste.

Resultat d'imatges

La Maison des Dunes es una playa espectacular de grandes dunas, localizada en la Bahía de Moulin à Baude. Como llueve y hay muchísima niebla, aparcamos el coche en un descampado de tierra con vistas al río Saint Lawrence (que parece el mar) Y decidimos quedarnos dentro del coche a comer los sándwiches y disfrutar de las vistas que nos ofrece este paraje natural.

Después de comer hemos subido en el pueblo de Les Bergeronnes, el Cabo de Buen Désir, un centro de interpretación y observación de ballenas. Esta zona de la costa dispone de una terraza de piedra natural ideal para sentarse y tratar de encontrar alguna ballena … nos ha costado, pero finalmente hemos podido ver una muy gorda! Un poco lejos, pero le hemos visto la cola. Gracias al zoom de la cámara y los prismáticos, lo hemos visto a la perfección. Hemos tenido suerte porque en esta zona hace un tiempo de coña … ha salido el sol y todo. Eso sí, vamos bastante abrigados, ya que por aquí se empieza a notar el frío del norte (estamos a unos 13ºC en pleno mediodía).

Desde el Cabo de Buen Désir también hemos visto bastantes focas, unas más cerca que otros, aunque sólo se asoman o bien se les ve el tronco cuando se hunden … Como nos hemos animado, hemos pensado en cambiar de zona para probar suerte. Con el ticket del aparcamiento de Buen Désir (que vale unos $ 8 CAD por persona) se puede entrar también en el “Marine Environment Discovery Center” de Las Escoumins y, al estar a pocos kilómetros de aquí, hemos pensado que sería un otro lugar ideal para ver ballenas … Y sí, efectivamente! Hemos visto dos ballenas blancas muy muy lejos de la costa, pero detectables fácilmente gracias a sus especulares dimensiones.

Leave a Reply

*