Chaleur Bay y Matapedia

A las 7 de la mañana nos hemos levantado y el cielo estaba nublado. Nos espera un día de lluvia y carretera mientras visitamos la Chaleur Bay y el Valle de Matapédia (la parte sur de la Gaspésie), desde Percé hasta Val-Brillante, donde dormiremos esta noche.

Como llueve y hay bastante niebla, nos hemos saltado algunos puntos que teníamos previsto ver como el pequeño puerto de L’Anse à Beaufils y su centro cultural. Ya en la bahía de Chaleur, famosa por sus extensas playas y la agradable temperatura de sus aguas, hemos hecho una pequeña parada en la playa de Hope Town, que queda justo pasado Saint-Godefroy.

Muy tranquilita, y ofrece unas vistas bonitas del acantilado de Shigawake. A pocos kilómetros nos encontramos con Hope. De aquí parte un sendero de 800 metros que bordea el mar y que llega a Pointe-aux-Corbeaux, desde donde se puede observar una roca prominente que tiene un agujero cortado en la base.

Aunque no es espectacular, es chula de ver y el camino resulta muy agradable. Después hemos ido directos hasta el Oratorio Notre-Dame-du-Mont-Saint-Joseph, situado en la cima del Mont Saint-Joseph, a 555m de altura.

Desde el pueblo de Carleton-sur-Mer está claramente indicado el desvío para subir en coche (y llega a lo más alto en sólo 8km aprox). Comentar sólo que para aparcar y poder visitar el Oratorio hay que pagar $ 5,50 CAD en una especie de peaje. Lo que nos hacía gracia de subir hasta arriba del Mont-Saint-Joseph eran las vistas.

Hemos pasado por el Parque Nacional de Miguasha (declarado Patrimonio Mundial de la Unesco), que dispone de un museo donde se muestran los fósiles encontrados en los acantilados del parque. Para entrar tanto en el museo como para visitar el parque cuesta $ 15 CAD por persona, y si solo se quiere visitar el parque cuesta unos $ 5, pero la chica nos ha comentado que en el parque ya no quedan fósiles, sino que todos se encuentran en el museo … así que vale la pena visitar al menos el museo! Nosotros no hemos entrado.

Hemos pasado por Escuminac, Pointe-à-la-Croix y Campbellton (que no tienen nada de especial) y hemos llegado al pueblo de Matapédia, donde comienza el precioso valle de Matapédia.

El Valle de Matapédia es un destino principalmente de pesca de salmones. Desde la carretera se disfruta del precioso paisaje que ofrece el río Matapédia y la gran cantidad de zona verde que lo rodea. Lo que nos ha faltado es algún lugar para poder parar y salir del coche a hacer una foto o simplemente relajarnos y disfrutando del entorno … la mayoría de zonas donde parar están rodeadas por altos árboles que tapan el paisaje. Sin embargo, debido al poco tráfico que hay por aquí, hemos parado en medio de la carretera. A Routhier Ville hay un puente de madera cubierto (muy típico de Québec) que cruza el río Matapédia. Este es el puente cubierto más antiguo de la región (fecha de 1909).

Leave a Reply

*