5 tipos de yoga para niños

La exploración y el conocimiento de su cuerpo es tan solo parte de lo que se puede conseguir con la práctica de yoga en edad infantil. Existen muchos caminos en el camino yoga, y cada uno de ellos de ellos ofrece beneficios significativos en los niños. A continuación, te presentamos ciertos caminos más conocidos del yoga, sus beneficios y las buenas razones por las que los niños deberían practicarlo

Kundalini yoga: yoga-energía

Un camino muy espiritual, de aprendizaje físico como mental. Este camino es de mucha ayuda para desarrollar la atención y el enfoque. Con el yoga Kundalini se puede trabajar la concentración y dirigir al pequeño cara la calma y el autocontrol, autoestima y sensibilidad, sin dejar de lado, a través de las posturas anatómicos, el trabajo físico y el entretenimiento de sostener o bien conseguir asanas para acrecentar la habilidad del pequeño por medio del juego. Los ejercicios de respiración son esenciales en esta forma de yoga.

Acroyoga

Esta es una de las maneras más nuevas, desarrolladas para conseguir colocaciones complejas, y por norma general se practica en conjunto con otra persona, esto es, en pareja. De este modo, podría practicarla el padre o bien la madre así como el pequeño o bien pequeña. Se trata de posturas anatómicos y movimientos fluidos, a través de acrobacias, en la que lo esencial es la conexión y comunicación anatómico entre las 2 personas para conseguir la colocación. Se desarrolla la flexibilidad, equilibrio y coordinación. Se aprende además de esto a sostener posturas que precisan de fortaleza muscular y de respiración profunda y controlada. Es una forma muy recomendada para practicarse en familia, sobre todo entre hermanos, puesto que crea un vínculo significativo.

Hatha yoga

Este camino es uno de los más físicos del yoga, no solo por las asanas en si o bien la gimnasia psicofísica, sino más bien por la consciencia de la colocación del cuerpo y la respiración. Este camino es conocido como “yoga para la salud” puesto que se centra en el bienestar físico mas sin suprimir el beneficio interior. Puede ser dirigido para niños de seis años de ahora en adelante, puesto que aparte de el entretenimiento en las posturas anatómicos, se les puede educar a conocer los músculos, articulaciones y sistema óseo, como la columna vertebral. Asimismo es muy recomendado cuando se busca rehabilitación tras lesiones leves, siempre que se vea ya antes a un especialista que te confirme la posibilidad de practicar yoga para progresar la salud.

Ashtanga yoga

Este camino especialmente es muy enfocado a los niños hiperactivos o bien con ansiedad. Es un camino de mucha energía y activación física, con lo que una sesión de estas al final de la jornada mandará a los niños a la ducha, cenar y a dormir. Este camino dicta posturas anatómicos y ejercicios muy activos, que ofrece a niños y pequeñas mucha diversión y ejercicio, llevándolos a sacar su potencial en el fortalecimiento de sus articulaciones y músculos. Conocido como “Power yoga”, esta forma de yoga desarrolla la musculatura profunda, robustece y flexibiliza los músculos y mejora todo el sistema inmunológico, como la circulación. Este camino se identifica por el dinamismo y la fuerza, 2 elementos atractivos en los niños.

Vinyasa yoga

Este camino es muy singular, puesto que enseña la coordinación del movimiento con la respiración, demostrándole al pequeño que todo en el cosmos es un flujo incesante. La enseñanza Vinyasa se enfoca en la respiración y el movimiento, la inhalación y exhalación, prolongar y encoger, estirar y flexionar… todo esto, enseña al pequeño a moverse al ritmo del cosmos.

Cuando se hacen ejercicios en combinación con la respiración fluida y incesante, se desarrolla aparte de la fortaleza y flexibilización de músculos y articulaciones, su sistema respiratorio: la capacidad y la optimización de absorción del oxígeno en el organismo. Se sabe con seguridad que el organismo precisa más oxígeno en actividad física que cuando está en reposo, y el cuerpo completo recibe una mejor oxigenación si se respira más profundo y consciente, aparte de prosperar la circulación y la presión arterial. Es un beneficio completo.

Siempre y en todo momento se debe tener muy presente que para comenzar a un pequeño en este fantástico camino, hay que hallar el camino indicado, en el que el pequeño se sienta cómodo y disfrute del yoga. Asimismo se debe preguntar con su pediatra si es recomendado, como contraindicaciones como cirugías recientes o bien lesiones. Siempre y en todo momento se debe buscar además de esto instructores especialistas cualificados de cara al desarrollo de estas clases.

Cuando charlamos de niños, se debe tener mucha imaginación, con lo que no se debe temer a conjuntar las ventajas ilimitados de los caminos del yoga con juegos, danza creativas, cuentos, y lógicamente, unirnos asimismo a esta diversión infantil.

NAMASTE 🙂

Leave a Reply

*