5 posiciones de Yoga para tus hijos

Las ventajas del yoga para los niños son tan grandes que no nos damos cuenta de todo cuanto nuestros hijos se pierden por no practicar yoga. El yoga para niños logra acrecentar su confianza y su autoestima con lo que los niños que practican yoga van por el buen camino de transformarse en adultos responsables y felices.

Descubre cómo tu hijo puede aprender yoga con unas fáciles posturas que le divertirán y le van a animar a continuar por el camino del yoga:

1. Saludo al Sol

Son una serie de posturas que sirven como calentamiento para una sesión de yoga. Ayuda a sostenerse en forma, estirar todo el cuerpo y puede resultar muy entretenido (en especial cuando se efectúa a alta velocidad), el saludo al sol para los niños es buena forma, entretenida y entretenida de introducirles al yoga. ¿Sabes que en la India, cuna del yoga, organizan concursos de cuántas series de saludos al sol pueden hacer los niños de una sola vez? Sí, y a los niños les chifla jugar!

2. Postura sobre los hombros (la candela)

Una postura de confianza y equilibrio, lo más probable es que tu hijo ya la practicase antes jugando sin saber que formaba una parte del yoga. Eso si, es conveniente que el pequeño esté acompañado de un adulto para trabajar este ejercicio y así eludir caídas o bien dolores. Una postura de importantes beneficios físicos y mentales, entre otros muchos ayudando a progresar el estado anímico, aporta confianza y fuerza, descansan los pies y las piernas favoreciendo la circulación sanguínea y además de esto es muy entretenida.

 

 

3. Flexión de espalda o bien pinza

Esta postura ayuda enormemente a reducir los trastornos digestivos favoreciendo las digestiones. Aparte de asistir a estirar toda la musculatura siguiente del cuerpo. Muy recomendada a fin de que los niños adquieran flexibilidad, fortaleza y confianza.

 

 

4. La Rueda

Sirve para complementar la postura precedente, a los niños les chifla hacer este ejercicio, robusteciendo sus piernas y sus brazos, abriendo y liberando el corazón, expandiendo el tórax, incrementando la capacidad pulmonar y además de esto pueden jugar entre ellos pasando unos bajo otros.

 

 

5. La postura de relajación

 

 

Esta postura la debemos practicar todos, niños y mayores. Es buena forma de finalizar una clase de yoga, para aliviar el cuerpo y la psique, además de esto se puede aprovechar ese instante para prestar atención a la respiración, tomar conciencia del movimiento y de la relevancia de la respiración en el cuerpo. Deja que fluya la imaginación y la inventiva de los más pequeños.

Otras posturas esenciales y bien conocidas son el árbol,el triángulo, las torsiones, el pez, el guerrero y más que vamos a ir conociendo en siguientes artículos.

Algo que debe acompañar a la práctica de yoga para niños es una dieta equilibrada y nutritiva donde las frutas y las verduras jueguen un papel esencial a fin de que desde pequeños aprendan unos hábitos vitales saludables.

Asimismo puedes animar a tu hijo a practicar yoga si os poneis los 2 juntos en casa a hacer los ejercicios, es buena forma de compartir el tiempo libre juntos, conoceros mejor, acrecentar la confianza entre vosotros, pasar un rato ameno y también inculcarle el gusto y la afición por el yoga. Así que ponte a trabajar y a pasar un rato ameno con tus hijos, ¡a jugar haciendo yoga!

NAMASTE 🙂

Leave a Reply

*